Spinoza – Ética

5 diciembre, 2010

Spinoza, Ética (demostrada según el orden geométrico), Trotta, Madrid, 2009

“La relación entre el hombre y el mundo es el eje de la Ética (1677) de Baruch Spinoza . Su exposición se lleva a cabo en la forma fría de un razonamiento matemático, more geométrico , tal como el filósofo lo denomina. Sin embargo, la suya es una ética de la pasión. Para Spinoza, Dios o la Naturaleza ( Deus sive natura ) es causa primera y libre de todo cuanto existe, el ser puro, la vida total. Dios crea libre, pero necesariamente. Así, la noción de libertad se opone a la de coacción, pero no a la de necesidad, pues actuar libremente es actuar por la necesidad de su propia naturaleza. El hombre no goza de privilegio alguno en la naturaleza y todas sus acciones y pensamientos están sometidos a leyes necesarias, que son consecuencia de la naturaleza divina. Spinoza afirma que todo ser humano posee un conatus, que define como la tendencia de cada ser, cosa o idea a persistir en su ser. Este conatus se manifiesta en el esfuerzo del cuerpo por acrecentar sus aptitudes y su autonomía en relación con las causas exteriores, así como en el esfuerzo del intelecto por comprender las cosas”.

“El arduo cristal de la Ética, labrado con la delicada geometría de la palabra, sin metáforas ni mitos, es el poder mismo de la vida. Descubrir bajo las duras aristas y los fríos destellos de ese cristal la filosofía de Baruj Spinoza (1632-1677) como meditación, canto y goce de la vida, es la tarea que su texto espera de lectores inteligentes y entusiastas, como lo fueran Hegel, Goethe y Unamuno.
«Y, si el camino que he demostrado que conduce aquí parece sumamente difícil, puede, no obstante, ser hallado. Difícil sin duda tiene que ser lo que tan rara vez se halla. Pues, ¿cómo podría suceder que, si la salvación estuviera al alcance de la mano y pudiera ser encontrada sin gran esfuerzo, fuera por casi todos despreciada? Pero todo lo excelso es tan difícil como raro».
La versión castellana que aquí se ofrece, debida a Atilano Domínguez, aunque hecha sobre el texto latino de C. Gebhardt, ha tenido en cuenta la editio princeps así como la crítica textual posterior. Aparte de una introducción histórica, un esquema de la estructura de la obra y una bibliografía básica, lleva una serie de notas explicativas o de textos paralelos, tanto de Spinoza como de autores clásicos. A ello se añade un amplio índice analítico, el primero en nuestro idioma y un índice de las referencias que hace el mismo Spinoza a su texto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: